Venezuela se refugia en el Bitcoin.

Esta noticia es una gran victoria para el Bitcoin y las criptomonedas y nos da una idea del valor que pueden tener en el futuro.
La mayoría de la población de Venezuela está optando por cambiar sus Bolívares a Bitcoin como una medida desesperada para protegerse de la inflación exagerada que está viviendo este país, que se calcula que va a llegar al 2,000% durante 2018. Cada vez más personas están usando principalmente las plataformas LocalBitcoins y Colibit para comprar Bitcoins, y esta tendencia va en crecimiento como respuesta al ínfimo valor como divisa que le queda a su moneda local y a la gran pérdida de poder adquisitivo que acarrea su poco valor y la inflación galopante que aqueja a éste país.
La compra de Bitcoin ya no se ve como experimento de inversión como lo es en otros países, sino como un medio de supervivencia frente a los graves problemas económicos. Cada persona que intercambia su dinero local por Bitcoins, deja de perder dinero por la devaluación y gana dinero con los incrementos de valor de la criptomoneda, a pesar de las constantes subidas y bajadas provocadas por la volatilidad de su cotización.
En Venezuela se están extendiendo las opciones para poder comprar todo tipo de bienes con Bitcoin, desde pasajes de avión hasta cerveza. Y es que hacer los arreglos para aceptar pagos en Bitcoin por los bienes que se venden ya se convirtió en cuestión de supervivencia. Y al mismo tiempo esto va aumentando el número de bienes que la gente puede adquirir y el valor intrínseco de la divisa digital.
Y todo esto sucede bajo la mirada de un gobierno que no desea que la gente cambie la divisa local por el Bitcoin para realizar sus transacciones comerciales, pero no puede hacer nada para detenerlo gracias a la naturaleza de las criptomonedas de no poder ser controladas por ninguna institución del mundo.
El gobierno ha llegado al punto de proponer que se cree una nueva criptomoneda que se llamaría “Petro”, pero es muy poco probable que la gente la acepte a la primera criptomoneda controlada por un gobierno. Y esto si el gobierno logra poner a funcionar toda la maquinaria tecnológica que se requiere para esto, además de que existe el antecedente de que este gobierno ha podido hacer muy poco para defender su propia moneda.
Que enseñanza nos puede dejar esta situación? Si un país entero está apostando su futuro al Bitcoin, esto quiere decir que sí puede funcionar como moneda y además podemos ver que las criptomonedas pueden ser una solución a la inflación, puesto que su valor no es afectado por las cuestiones locales de ningún país al tiempo que conserva su valor de intercambio para adquirir bienes.
Esto también significa que de ahora en adelante si un gobierno pierde el control de su moneda y no lograr conservar su valor, la población cambiará su dinero por Bitcoin o por otras criptomonedas en el futuro. Y esto pondrá en aprietos tanto a los gobiernos como a los bancos, que tendrán que hacer un esfuerzo extra por mantener el valor de un bien que antes era necesario poseer para convertirse en algo opcional.
Y esto puede afectar a la economía mundial… para bien de la colectividad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *