Ripple, la criptomoneda más rápida del Oeste

Ya sabemos que bitcoin no es la única criptomoneda, sólo es la primera que apareció. Pero también sabemos que existen otras monedas y lo que tienen de especial algunas las está poniendo en posiciones especiales, que las diferencia de bitcoin. Una de las criptomonedas con características que las distingue es Ripple, que está ofreciendo características que la pueden poner al frente de bitcoin en el uso diario, y si no lo cree, sólo vea qué sorpresas tiene reservadas para sus usuarios:

El protocolo de Ripple, llamado RTXP, fué desarrollado desde su origen para ser mucho más rápido que el protocolo de bictoin. Su siguiente característica es que está creado para facilitar la transferencia de fondos evitando las altas comisiones que cobran los bancos y otras instituciones financieras. En realidad Ripple no está intentando convencer a los usuarios de cambiar de criptomoneda, ni de derrotar a ninguna otra moneda, sino que quiere facilitar la operación de traducir dinero tradicional a criptodivisas y transmitirlo sin grandes dificultades, y sobre todo, rapidez.

Y esto obedece al hecho ya demostrado de que las instituciones y bancos crean restricciones artificiales a las transferencias por medio de comisiones y retrasos antes de que se completen las transacciones. El protocolo RTXP elimina cualquier operación innecesaria y es muy rápido para lograr que las transacciones con esta criptomoneda sean lo más rápidas posibles.

En palabras del principal responsable del cifrado de la plataforma de Ripple, David Schwartz, podemos ver la visión de Ripple: “Los sistemas de pago hoy en día están en el mismo punto en el que el correo electrónico se encontraba a principios de los 1980. Todos los proveedores habían desarrollado su propio sistema para sus clientes y si la gente usaba distintos sistemas era díficil interactuar entre ellos. Ripple está diseñado para conectar sistemas de pago distintos entre ellos.”

Además vea esta comparación de la rapidez en las transacciones que es una de las principales ventajas del protocolo de esta moneda: mientras que las transacciones bancarias pueden llevar entre tres y cinco días, una transacción con bitcoin puede llevar hasta una hora para completarse, una operación con Ethereum puede llevar dos minutos, una operación con Ripple se lleva cuatro segundos.

No solamente esto apoya la rapidez de las transacciones, sino el número de operaciones que se pueden ejecutar por unidad de tiempo. Mientras bitcoin llega a entre 3 y 6 transacciones por segundo y Ethereum ofrece alrededor de 15 transacciones por segundo, Ripple ofrece 1,500 transacciones por segundo y según sus creadores, se puede extender hasta 50,000 por segundo para igualar al protocolo VISA.

Y como si lo anterior fuera poco, para ofrecer un soporte nativo a todo tipo de divisas y criptodivisas, Ripple ofrece el bitcoin Bridge, que funciona como un “puente” que enlaca su red con la de bitcoin y que permite que un usuario de Ripple pague una cantidad a un usuario de bitcoin sin necesidad de poseer una cartera electrónica de bitcoin. De hecho, con esta base, cualquier comerciante que acepte bitcoin, gracias a Ripple estaría aceptando cualquier divisa del mundo.

Quienes se llevan el crédito por estos avances son la entidad que creó tanto el protocolo como la criptomoneda Ripple, la empresa OpenCoin (que no es la página web opencoin.org), creada por Chris Larsen y Jeb McCaleb, CEO y CTO respectivamente de la empresa, quienes acumulan una gran experiencia en el ambiente financiero y las criptodivisas.

Aunque el funcionamiento de Ripple, igual que bitcoin, permite transferencias de punto a punto sin la intervención de ningún intermediario, el propósito final de Ripple es servir como protocolo alternativo para las instituciones financieras y permitir que el dinero sea enviado de un punto a otro indistintamente de la entidad, divisa o criptodivisa utilizada.

Como podemos vislumbrar, Ripple podría ser un buen medio de pago para operaciones de la vida diaria que requieren rapidez, lo cual no es una parte fuerte de bitcoin, pero además tiene las suficientes caraterísticas para ser adoptada por las instituciones financieras y bancarias existentes. Pero para esto tiene que cubrir ciertos requisitos que potencian sus posibilidades como alternativa de futuro en los sistemas y servicios que usamos hoy en día, pero también hace que la dependencia de esas instituciones (y de OpenCoin) sea mayor.

Este es el único detalle que podría causar conflictos con quienes quieren que las criptomonedas sean absolutamente independientes de cualquier institución, pero al final de cuentas Ripple ya está zanjando las diferencias para que las crptomonedas sean aceptadas ampliamente por las instituciones ya existentes, y de cualquier forma, las necesidades de cualquier usuario de criptomonedas se podrían satisfacer con combinaciones de monedas independientes de las instituciones y Ripple como el puente entre el mundo de las criptomonedas y el mundo institucional.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *